Gastronomía Cervantina

En época del Quijote, tanto los más pobres como los nobles, pasando por los hidalgos venidos a menos, la comida era la protagonista indiscutible.
Desde la segunda frase, la gastronomía está presente en la novela: “…Una olla de algo más vaca que carnero, salpicón las más noches, duelos y quebrantos los sábados, lentejas los viernes, algún palomino de añadidura los domingos, consumían las tres partes de su hacienda…” era lo que comía Don Quijote.La gastronomia del Quijote
Costumbres y gastronomía en el Siglo de Oro
Un paseo culinario por los Siglos de Oro
La cocina del Quijote Migas manchegas Gachas, duelos y quebrantos o gato asado
Ruta gastronómica del Quijote y actual

 

Anuncios

Ruta por la Mancha de Cervantes

La obra cumbre de la literatura española, El Quijote, ha hecho mundialmente conocidos los campos y pueblos de Castilla-La Mancha. Por eso, recorrer esta tierra como lo hiciera el ingenioso hidalgo es una de las mejores formas de descubrir esta comunidad, cruzando las villas centenarias, los caminos históricos y los espacios naturales que tan bien describió Miguel de Cervantes en su famosa novela.

cabecera_molinos_criptana

 

 

 

 

 

 

 

 

AL MORIR DON QUIJOTE

portada_al-morir-don-quijote_andres-trapiello_201505261221

Hace cuatrocientos años empezó una historia que no ha terminado aún. Es la que cuenta en este libro. La de los personajes que Miguel de Cervantes dejó sin novela y que quedaron eclipsados por la fantástica peripecia del hidalgo caballero pero que, a pesar de su condición de secundarios, fueron protagonistas de su propia vida; de su propia novela.
Amigos, ama, sobrina, enemigos y escudero son algunos de los personajes que permanecieron a la muerte de don Quijote y con los que Andrés Trapiello construye una apasionante novela que conjuga intriga, ironía y peripecia literaria y consigue una narración ágil y deslumbrante.
Al morir don Quijote es una novela amena y fascinante que toma como punto de partida el mayor clásico español de todos los tiempos y que está llamada a ser un hito de la literatura contemporánea.

Andrés Trapiello