Gastronomía Cervantina

En época del Quijote, tanto los más pobres como los nobles, pasando por los hidalgos venidos a menos, la comida era la protagonista indiscutible.
Desde la segunda frase, la gastronomía está presente en la novela: “…Una olla de algo más vaca que carnero, salpicón las más noches, duelos y quebrantos los sábados, lentejas los viernes, algún palomino de añadidura los domingos, consumían las tres partes de su hacienda…” era lo que comía Don Quijote.La gastronomia del Quijote
Costumbres y gastronomía en el Siglo de Oro
Un paseo culinario por los Siglos de Oro
La cocina del Quijote Migas manchegas Gachas, duelos y quebrantos o gato asado
Ruta gastronómica del Quijote y actual

 

Ruta por la Mancha de Cervantes

La obra cumbre de la literatura española, El Quijote, ha hecho mundialmente conocidos los campos y pueblos de Castilla-La Mancha. Por eso, recorrer esta tierra como lo hiciera el ingenioso hidalgo es una de las mejores formas de descubrir esta comunidad, cruzando las villas centenarias, los caminos históricos y los espacios naturales que tan bien describió Miguel de Cervantes en su famosa novela.

cabecera_molinos_criptana

 

 

 

 

 

 

 

 

La azarosa vida de Miguel de Cervantes

Para entender a Don Quijote, primero hay que conocer la vida que vivió  Miguel de Cervantes.

Tras una vida llena de contrariedades, le lleva a escribir casi al final de su vida su obra cumbre. Don Quijote de la Mancha, que está considerada, a ciencia cierta, como la primera novela universal de todos los tiempos, así lo han elegido un grupo de 100 escritores de 54 países.

cervantes_miguel_1

Zoraida en el Quijote

La bella mora convertida al cristianismo de la Historia del Cautivo, es el personaje central de una historia de doncella fugada, donde interviene el motivo de la sarracena que traiciona a los suyos por amor. Este motivo es transformado por Cervantes en cruda traición de Zoraida a su padre, no por el amor de un hombre, sino a causa de su conversión al cristianismo.

Zoraida 1

 

 

                                                      Salvador García Bardón

Las mujeres en la vida de Cervantes

 

La pastora Marcela en El Quijote: el primer discurso feminista de la historia

La pastora Marcela

Por el amor que me mostráis, decís, y aun queréis, que esté yo obligada a amaros. Yo conozco, con el natural entendimiento que Dios me ha dado, que todo lo hermoso es amable; mas no alcanzo que, por razón de ser amado, esté obligado lo que es amado por hermoso a amar a quien le ama.

Texto completo

El ventano

VALORACIÓN PSIQUIÁTRICA DE DON QUIJOTE. Por JOAQUÍN SAMA

el-Quijote-luna
Para muchos es un idealista, un ser dolido por el tedio, un excéntrico fuera de lo común, que actuaría como un loco para escapar de la aburrida y monótona vida que le ofrecía la pequeña población manchega donde nació; para otros, don Quijote sería un transgresor social, un luchador por las libertades y la justicia, políticamente incorrecto, que al final de sus días llega a sentir con pesimismo la derrota de los ideales. Todos tenemos dentro de nosotros algo de Quijotes y no por ello estamos alienados.

JOAQUÍN SAMA, Psiquiatra

La locura de Don Quijote Vs Hamlet

Don Quijote y Hamlet tienen muchos puntos de contacto. Están entre las más famosas obras de la literatura universal. Las dos salieron a la luz casi al mismo tiempo, Don Quijote en el año 1605 y Hamlet entre 1603 y 1605.1 Ambas obras hicieron famosos a sus autores. Don Quijote, aunque es una novela, tiene en sí mucho del dramatismo de la pieza teatral. Las batallas de don Quijote son muy dinámicas, los personajes hablan mucho y así son principalmente estos –y no el narrador– los que mueven la acción. Asimismo, Hamlet, siendo una pieza de teatro, esconde en sí muchos momentos estáticos, análisis psicológicos de personajes, lo que se buscaría más bien en una novela. Así, una de las funciones de la Sombra del Rey Hamlet se podría marcar como la del narrador, que es propia de la novela. Tanto Cervantes como Shakespeare prestan mucha atención a la locura; y es el objetivo de estas páginas analizar cómo la tratan los autores en sus obras.

PETRA PLUTNAROVÁ

Quijote Vs Hamlet

 

 

 

 

 

 

                                                      Fernando Vicente

Frases de El Quijote para lanzarse a la aventura contra los gigantes.

Quizá por ello, lo más triste y doloroso del Quijote, es cuando su locura se convierte en derrota, evidencia la imposibilidad de sensatez y la prudencia. El Quijote es un libro de política casi como “El Principe” de Maquiavelo, y de oposición al poder, en él se identifica a un enemigo y se lucha por cambiar al mundo con tres ideales: justicia, libertad y sentido del honor.

 

 

frases-del-Quijote-gigabtes 2

 Paola Vázquez

Don Quijote, defensor de la libertad de expresión.

Defender la libertad de expresión a principios del siglo XVII con los conceptos y contenidos del XX era más que imposible, era un milagro. Don Quijote de La Mancha lo hizo. Miguel de Cervantes fue el autor.

La libertad de D. Quijote 3

Cuando se publica el Quijote (1605 y 1615), las pragmáticas sobre los libros promulgadas por Felipe II estaban en pleno vigor y fuerza. Estas normas establecieron un control durísimo y rigurosísimo sobre los libros y, en definitiva, contra la libertad de expresión, pero más en el papel que en los hechos comprobados, pues en la realidad no sucedió ni muchísimo menos lo que se esperaba ante la magnitud de los castigos señalados en el texto legal: penas de muerte, pérdida de bienes, quema pública de los libros intervenidos, etc., y en medio de todo esto la mano siniestra del Tribunal del Santo Oficio.

Como de costumbre, una cosa es la ley y su aplicación y otra muy distinta los portillos para burlarla y las escapatorias ante la censura. […]

Miguel de Cervantes no lo hizo de modo frontal, dando doctrina propia de un aburrido ensayo, sino de una forma tan sutil como sugerente, vistiendo todas sus expresiones, conceptos, párrafos de tanta ironía como belleza. Y haciendo afirmaciones categóricas con frases que han pasado a la historia: “La libertad, Sancho, es uno de los más preciosos dones que a los hombres dieron los cielos” 

Pedro Pascual, Ministerio de Educación